Información de la revista

17 de junio: Día Mundial del Cáncer de Riñón

Compartir

SEN · 17 junio 2021 09:10

La Sociedad Española de Nefrología destaca el aumento de la supervivencia, gracias a los avances y mejora de los tratamientos que se están produciendo en los últimos años.

La Sociedad Española de Nefrología (SEN) ha destacado el aumento de la supervivencia en los pacientes con cáncer renal, gracias a los avances y mejora de los tratamientos terapéuticos que se están produciendo en los últimos años.

Lo ha hecho coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Cáncer de Riñón, jornada que tiene lugar cada tercer jueves de junio, organizada por la Coalición Internacional contra el Cáncer de Riñón (IKCC) desde 2017.

El lema de este año es "Necesitamos hablar de cómo nos sentimos". Según esta organización, los estudios demuestran que quienes se sinceran sobre sus emociones a menudo se sienten mejor solo con hablar. "Las conversaciones también pueden dar lugar a sencillos cambios en el estilo de vida que mejoran el bienestar emocional –prosigue-, y hablar de sus problemas psicosociales con un profesional de la salud puede ser una vía de acceso al apoyo clínico que puede transformar su experiencia con el cáncer de riñón.

La SEN resalta que se trata de un tumor más frecuente en hombres que en mujeres, que afecta principalmente a personas a partir de los 50 años y del que se diagnostican unos 7.000 nuevos casos anuales en España.

Existen diversos tipos de tumores renales, tanto benignos como malignos, si bien el más habitual es el carcinoma de células claras, que representa en torno al 80 por ciento de los casos de tumor renal.

"Los tumores renales más habituales son de tamaño pequeño, de evolución favorable, y que con cirugía y el tratamiento estandarizado posterior presentan muy buenos resultados. Pero donde más se ha avanzado en los últimos años es en el cáncer de riñón de tipo metastásico, es decir, en los extendidos a otros órganos o partes del cuerpo. Se han mejorado los tratamientos terapéuticos para la curación y la mejora de la calidad de vida de los pacientes de forma importante", comenta el jefe de la Unidad de Nefrología del Hospital El Bierzo (León), Fernando Simal.

La supervivencia general en el cáncer de riñón se sitúa en torno al 65 por ciento de los casos, si bien el citado especialista apunta que se podría seguir aumentando con una mayor apuesta por la detección precoz. En este sentido, un mayor fomento del diagnóstico precoz en las personas con mayor riesgo de tener este tipo de tumores contribuiría a detectarlos antes, y, por tanto, a tratarlos con mayor eficacia y a aumentar la supervivencia y curación de los pacientes.

"Sería interesante apostar por realizar pruebas de cribado a los pacientes de más de 50 años, sobre todo en aquellos que presentan los mayores factores de riesgo ante este tipo de tumores, como son la hipertensión, la obesidad, los antecedentes familiares y el tabaco. Realizando revisiones médicas periódicas, con pruebas que impliquen ecografías abdominales, por ejemplo, seguiríamos avanzando en su diagnóstico de modo notable", subraya Simal.

Según diversos estudios, se ha observado asociación y mayor predisposición al cáncer renal en personas con algunas patologías renales, como poliquistosis renal autosómica dominante (PQRAD) o insuficiencia renal en programa de diálisis. De ahí la importancia de realizar un buen seguimiento a este tipo de pacientes, y de cuidar y controlar otros aspectos, como es el caso de la alimentación.

"La alimentación es un aspecto clave de nuestro bienestar y nuestra calidad de vida, una de las mejores herramientas de prevención de muchas enfermedades y frente a algunos de los síntomas y efectos secundarios causados por una patología o por los tratamientos. Esto es muy importante en el caso del cáncer renal, ya que influye en el estado nutricional de las personas diagnosticadas", destaca por su parte la presidenta de la SEN, Patricia de Sequera.

Un buen estado nutricional permite afrontar mejor los tratamientos y complicaciones físicas que pueden surgir, favorece la recuperación y mejora la calidad de vida. En el caso de las personas que conviven con un cáncer renal, es muy relevante que la dieta sea equilibrada para facilitar la función de los riñones, ya que estos se encargan de preservar el equilibrio de agua y minerales en nuestro cuerpo, mantener los niveles de sal, azúcar y nutrientes en la sangre y liberar del organismo aquello que no se necesita.

"La manera en que nos alimentamos influye en cómo se realizan estas funciones, y en el cáncer renal, los riñones pueden no trabajar correctamente, por lo que habrá que adaptar los hábitos alimentarios a la nueva situación y poner especial énfasis en el control de algunos elementos de la dieta", añade la presidenta de la SEN.

Manual para pacientes y familiares

Con el objetivo de contribuir al fomento de una buena alimentación y nutrición de los pacientes con cáncer renal, varios expertos de la SEN han colaborado en la elaboración de diversas publicaciones en este ámbito, como "Cáncer de Riñón y Alimentación, Manual para pacientes y familiares", editada por la Fundación Más Que Ideas.

Se trata de una guía que busca ayudar a los pacientes y a sus familiares acerca de las dudas y preguntas relacionadas con la alimentación tras el diagnóstico de un cáncer de riñón, y a saber qué hacer para mejorar su bienestar o calidad de vida.

En este contexto, la SEN también ha colaborado con anterioridad en otras iniciativas como el estudio "Dos miradas sobre el cáncer renal", proyecto de investigación en el que han participado pacientes con cáncer renal a lo largo del proceso de su enfermedad y diversos profesionales implicados en su atención sociosanitaria con el fin de hacer una aproximación sobre lo que vive, siente y necesita una persona tras el diagnóstico de esta enfermedad.

La iniciativa, promovida también por la Fundación Más Que Ideas y en la que ha participado De Sequera por parte de la SEN, se desarrolló con el propósito de detectar áreas de principal necesidad y dificultad, así como reflexionar acerca de los pasos a dar para ofrecer un mejor cuidado y apoyo a los pacientes, a través de las miradas sobre el cáncer renal.

Noticias relaccionadas

Un estudio liderado por el IDIBELL y el ICO evidencia la implicación del gen ALDH1A3 en la respuesta divergente frente a la terapia.

El estudio describe varios microARN que definen al grupo de pacientes con peor pronóstico y peor respuesta al tratamiento con TKIs.
La molécula FBP1 se une a un factor de transcripción en el núcleo de ciertas células renales y restringe la producción de energía en el cuerpo de la célula.
Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?