Información de la revista

Hallan un precursor de cáncer de sangre en los bomberos del 11-S

Compartir

EUROPA PRESS · 27 abril 2018 11:29

Un estudio indica que estos trabajadores se enfrentan a un mayor riesgo de desarrollar MGUS, que predice el desarrollo de mieloma múltiple.

Un estudio que se publica en la edición de este jueves de JAMA Oncology informa que los bomberos de la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, que trabajaron tras los atentados terroristas del 11 de septiembre en el área del World Trade Center (WTC) se enfrentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedad precursora de mieloma (MGUS, por sus siglas en inglés), lo que puede provocar mieloma múltiple por cáncer de sangre.

La investigación fue realizada por investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein, el Sistema de Salud Montefiore, el Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York (FDNY, por sus siglas en inglés) y el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, en Estados Unidos.

"Con nuestro estudio de 2011 en The Lancet, fuimos los primeros en mostrar que los primeros en responder tenían más probabilidades de contraer muchos tipos diferentes de cáncer", explica el coautor principal David J. Prezant, profesor de Medicina en Einstein, especialista en enfermedades pulmonares en Montefiore y director médico del FDNY.

"Llevamos a cabo este nuevo estudio para hacer algo más que solo tratar el cáncer. Queríamos encontrar signos tempranos y predictivos de cáncer que nos permitieran evaluar a las personas y monitorizar a los que se encuentran en riesgo. Al detectar MGUS, que predice el desarrollo del mieloma múltiple, podemos hacer eso".

En MGUS (gammapatía monoclonal de significado indeterminado), las células plasmáticas de la sangre producen una proteína anormal llamada proteína monoclonal (M) que se puede detectar con análisis de sangre. MGUS generalmente no causa problemas, pero puede progresar a mieloma múltiple, un cáncer de la sangre diagnosticado en aproximadamente 30.000 estadounidenses cada año.

En el mieloma múltiple, las células plasmáticas que proliferan rápidamente pueden desplazar a las células formadoras de sangre normales de la médula ósea, lo que genera problemas como anemia (escasez de glóbulos rojos) y leucopenia (escasez de glóbulos blancos). La mayoría de los casos de mieloma múltiple se diagnostican en personas mayores de 65 años, y solo el 5 por ciento de los casos se presentan en personas menores de 50 años. La mitad de los diagnosticados con mieloma múltiple siguen vivos cinco años después.

Estudios previos sugieren que la MGUS y el mieloma múltiple tienden a desarrollarse después de la exposición a productos químicos tóxicos. El polvo aerosolizado de las torres derrumbadas expuso a los miembros del FDNY y otros primeros agentes que respondieron tras el ataque a niveles sin precedentes de bifenilos policlorados, hidrocarburos aromáticos policíclicos, dioxinas, amianto y otros carcinógenos potenciales, así como humo de diesel de maquinaria pesada utilizada en el esfuerzo de rescate y recuperación de diez meses.

MÁS DIAGNÓSTICOS DE CÁNCER QUE EN LA POBLACIÓN GENERAL EN LOS PRÓXIMOS AÑOS

Por razones estadísticas, la población del estudio se limitó a 781 bomberos blancos, hombres expuestos al WTC de 50 a 79 años cuyas muestras de sangre se evaluaron para ver la prevalencia de MGUS en el grupo. Cuando se compararon los resultados con la prevalencia de MGUS en un grupo de comparación no expuesto (hombres que vivían en el condado de Olmsted, Minnesota, Estados Unidos), la prevalencia de MGUS en los bomberos fue casi dos veces mayor (7,63 casos de MGUS por 100 bomberos frente a 4,34 casos por 100 personas no expuestas).

"Vimos una incidencia significativamente mayor de MGUS en estos primeros respondedores, y lo están desarrollando a una edad temprana", afirma el coautor principal del estudio, Amit Verma, profesor de Medicina y de Biología Molecular y Desarrollo en Einstei. y director de Malignidades Hematológicas en el Centro Montefiore Einstein para el cuidado del cáncer. Su desarrollo temprano de MGUS, dice, sugiere que estos bomberos potencialmente se enfrentan a un mayor riesgo de aparición temprana de mieloma múltiple también.

De hecho, en un análisis separado, los investigadores examinaron los 16 casos de mieloma múltiple diagnosticados entre el 12 de septiembre de 2001 y el 1 de julio de 2017 entre todos los bomberos blancos y masculinos expuestos al WTC del FDNY. Su edad promedio de diagnóstico fue de 57 años, o 12 años más joven que la edad promedio para el diagnóstico de mieloma múltiple a nivel nacional.

Aunque no todas las personas con MGUS desarrollarán mieloma múltiple, los investigadores recomiendan que los médicos evalúen a los primeros en responder expuestos al sitio del WTC para ambas afecciones. "La detección del riesgo de mieloma múltiple mediante la prueba de MGUS es algo que podemos ofrecer a los primeros en responder, por lo que este estudio es importante", afirma el doctor Prezant.

Otro estudio en esta edición de 'JAMA Oncology' predice cuántos casos de cáncer relacionados con el WTC serán diagnosticados entre los trabajadores de rescate/recuperación del FDNY expuestos en el WTC entre el 1 de enero de 2012 y el 31 de diciembre de 2031. El estudio, que fue realizado por Einstein, Montefiore e investigadores del FDNY, predice que entre un subconjunto de hombres blancos se diagnosticarán 2.714 nuevos casos de cáncer durante el periodo de 20 años.

Dirigidos por Rachel Zeig-Owens, profesora asistente de investigación en Epidemiología y Salud de la población en Einstein, estos estudios demuestran que esta es una carga de cáncer significativamente mayor que los 2.596 casos de cáncer que se predecirían en una población demográfica similar pero no expuesta. El estudio también calculó que el costo a 20 años para el primer año de tratamiento del cáncer para los trabajadores de rescate/recuperación del FDNY expuestos en el WTC será de más de 235 millones de dólares.

Webs relaccionadas

JAMA Oncology (2018); doi:10.1001/jamaoncol.2018.0509

Noticias relaccionadas

Su presidenta, Teresa Regueiro, llama a “luchar para favorecer la investigación y el apoyo a los pacientes de mieloma, un cáncer que aún no tiene cura”.
La incorporación del medicamento experimental elotuzumab al tratamiento estándar para el mieloma múltiple reduce el riesgo de progresión de la enfermedad, según datos del ensayo fase III ELOQUENT-2.
Los científicos recogieron linfocitos inflitrantes, los cultivaron en el laboratorio para ampliar su número, los activaron con perlas microscópicas recubiertas con anticuerpos activadores inmunes y los inyectaron por vía intravenosa.
Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.